My People

Varios Autores
Distintos autores

Salas HI-FI domésticas (2)

Escrito por: Fernando Moraleda


La zona libre de reflexiones

Para conseguirla de forma muy económica, se pueden utilizar materiales y objetos habituales en el hogar, tales como alfombras de suficiente grosor, estanterías sólidas con algunos libros, cortinas gruesas y pesadas, tapices, moquetas, incluso cojines y viejos almohadones de buen relleno; situados en los lugares apropiados de las superficies y paredes de nuestra sala, para absorber o dispersar las ondas sonoras incidentes que queramos tratar. Aunque evidentemente unos resultados mejores y casi definitivos se consiguen con paneles absorbentes y trabajos de tratamiento especiales para ello, realizados por personal experto, pero pagando un precio, claro. No obstante si uno es un manitas amante del bricolaje existen muchas posibilidades.


Respecto a como hallar los lugares adecuados donde colocar los materiales veamos lo siguiente:


Las reflexiones primarias son las que solo han rebotado en una sola superficie antes de llegar al oyente; por consiguiente son muy rápidas, generalmente en el intervalo de los 4 y 10 miliseg., que como sabemos produce fuentes virtuales. Hay que eliminar estas reflexiones, además en determinados casos (cuando la sala es extremadamente pequeña) también habría que tratar las reflexiones secundarias, que son las que han rebotado en dos superficies antes de llegar al oyente. ¿Como localizar las zonas de incidencia de las reflexiones primarias? ( también llamadas reflexiones especulares, por su similitud con la reflexión de la luz en un espejo ). Nos puede servir el ejemplo de la luz, utilizando una linterna y un espejo pequeño:


Situando la linterna en el lugar del altavoz, o sea la fuente, ir desplazando el espejo por las paredes para localizar los puntos de incidencia, que serán aquellos en que desde la posición de escucha, vemos la luz de la linterna a través del espejo. Este método es bastante rudimentario pero efectivo. Otra técnica sencilla es la del "billar", que consiste en considerar al sonido, en un plano a escala de la sala, como la trayectoria de una bola de billar rebotando en las bandas. En los puntos de las "bandas", donde rebotan las "bolas", son los puntos o zonas de nuestras "bandas" (paredes), que hay que tratar con materiales absorbentes que eviten los rebotes.


Llegados a este punto mas de uno pensará que todo esto esta muy bien, pero que no le es posible cambiar la decoración sin el permiso de la esposa/o, o porque no le parezca estético, etc., y menos aun cuando la sala de escucha puede que sea el salón comedor, u otro local multiuso. Siempre se puede hacer algo. ¡De la habilidad "política" de cada cual, negociando con su media naranja, dependerá el alcanzar un compromiso más o menos favorable!. Si la cosa se pone difícil tener en cuenta la escucha en campo próximo. Que consiste en utilizar los altavoces casi, como si de unos auriculares se tratara. Con lo cual se da preponderancia al sonido directo de los altavoces y quedan minimizadas todas las reflexiones, esto funciona mejor a niveles de escucha moderados a bajos. Es un sistema muy utilizado en los estudios de grabación. Los dos pequeños monitores que se pueden ver encima de muchas mesas de mezcla son utilizados para esto.


En estos gráficos que vemos arriba, podemos apreciar como unos paneles apropiados en el lugar correcto, absorben y eliminan por completo las reflexiones más rápidas, haciendo que al oyente solo le lleguen los sonidos de la parte posterior, que son los de recorrido más largo, dispersados por la estantería y los difusores; y que idealmente deberían llegar al oyente en el intervalo de 15 a 25 milisegundos, para que tenga efecto el fenómeno de precedencia, como vimos en párrafos anteriores.


El resultado que se consigue con ello es un aumento de la amplitud y profundidad de la escena sonora, una mayor individualización de los distintos planos e instrumentos, un aumento apreciable de definición y "solidez tridimensional" , en definitiva mas realismo. El cambio es verdaderamente sorprendente, en comparación con una sala sin tratamiento. También hay que observar que es necesario que existan ciertas superficies reflectantes y algunas difusoras, que permitan una determinada cantidad de reflexiones para que la acústica de la sala no sea excesivamente "muerta" y conserve algo de reverberación (viveza). Bueno esto es todo por ahora. Espero haber ayudado a aclarar conceptos y a proporcionar ideas. Hay otras cuestiones que espero tratar en otra ocasión.


Para la construcción de paneles absorbentes, se encuentra explicado precisamente en esta pagina de Amigos HiFi, en un artículo del compañero Antonio Díaz Rodríguez. (próximamente publicaremos este artículo)



Amigos Hi Fi no se hace en modo alguno responsable de las opiniones expresadas por sus autores. 26 de agosto de 2001