Wilsoniano

Gabriel Cañellas
Gabriel Cañellas

El universo tangible de los Reels (5)


Josep del Penedés, como ya he comentado en multiples ocasiones, es un apasionado de los reels y tiene una importante colección de piezas en su taller. Al regreso de Munich le contacté y estuvimos unas semanas analizando los pros y contras de cada marca y modelo en cuestión. Si bien la mayoría de "buques insignia" de las firmas más conocidas ofrecen un sonido excelente, yo me había encaprichado con alguno de los siguientes modelos: Technics RS1500, Studer A810 o Revox PR99 MKIII y Otari MX5050. Aunque un escalón por debajo, también me seducía la idea de hacerme con el Akai GX747 dbx, pese a que es un 4 pistas y velocidades estandar de 3.3/4 y 7.1/2, así y todo, en mi opinión, esteticamente es uno de los más bellos.


Lo sencillo fue elegir los modelos, los problemas venían ahora, ya que algunas de estas máquinas, en buen estado y a precios razonables, son realmente dificiles de encontrar.


No fué hasta el mes de octubre que apareció, sin ser ninguna sorpresa, el Revox PR99 MKIII, versión que podríamos denominar profesional del B77, 2 pistas y velocidades de 7.1/2 y 15 ips., ya que esta marca produjo durante años muchas unidades de este modelo en sus tres versiones, interesándome por la más novedosa por estética y por no precisar de las tomas de micrófono que incorporan los modelos anteriores.



Revox PR99 MKIII

El Studer/Revox PR99 MKIII, sin duda un "best seller" de la firma suiza que ha proporcionado muy buenos momentos musicales a numerosos amantes de los reels. La mesa de mezclas inferior me sirve para conectar unas u otras máquinas de la parte trasera de mi sala.


Al año siguiente y no sin dificultades apareció el Technics. Afortunadamente estaba en buen estado y la mágia de Josep hizo el resto. Crucé el charco y me planté en el Penedés con mi coche tantas eran las ganas de ver esta pieza más allá de fotos y videos. ¿Qué diferencia el Technics de otros modelos? pues lo primero, la estética distinta y muy atractiva, después, que puede reproducir tanto 2 pistas como 4 y eso, junto a sus tres velocidades, lo hace virtualmente de uso universal.


Aproveché el viaje y me llevé el antiguo Revox A77 para que mi amigo lo pusiera a punto y a la venta. Y de paso, me traje el Akai GX77, premio de diseño en 1981, por tamaño compacto, 4 pistas y reverse. Un viaje bien aprovechado sin duda alguna.



Technics RS 1500

El Technics RS 1500 es sin duda la máquina más versátil de mi colección y ocupa un lugar de honor dentro de la sala, presidiendo el frontal, flanqueado por las etapas Plinius. El mueble sobre el que se apoya proviene de un antiguo carro para máquina de escribir, modificado y ajustado a mis necesidades.


Pasaron los meses y ni el GX-747, el MX5050 y mucho menos el Studer A810 daban señales de vida. Mientras tanto y en las siguientes visitas al High End fuí adquiriendo aquellas bobinas que tanto prometían y, efectivamente, no hubo sorpresa ni decepción alguna. El sonido reproducído, tanto en el Technics como en el Revox, evocaba esas maravillosas sensaciones que ya habia experimentado en Munich.


De entre todas las compras quiero destacar una del sello Fonè: "Ballads for Audiophiles" con Scott Hamilton, Paolo Birro, Aldo Zunino y Alfred Kramer. El mejor sonido de mi discoteca sin duda.


Un buen día Josep me llamó para informarme de que acababa de recibir un Otari y que nunca había visto una máquina tan impecable ni en mejor estado, parecía recién salida de fábrica y, vuelta al Penedés para testar el MX5050. Efectivamente, ni un solo rasguño y un funcionamiento irreprochable. Este modelo es similar al Technics en prestaciones, ya que dispone de lectura en 2 y 4 pistas, aunque sus velocidades son unicamente dos: 7.1/5 y 15 ips.



Otari MX5050

El Otari MX5050 es una máquina espléndida en un estado sobresaliente. Es el último reel incorporado a mi colección y a nivel de polivalencia está entre el Revox y el Technics, aunque más próximo al japonés. En sus diferentes versiones ha tenido una vida bastante longeva, estando en el mercado desde 1983 hasta 1999.


Ciertamente no me hacen falta muchas excusas para cruzar el Mediterráneo y plantarme en esa hermosa tierra catalana de sol y viñas, sentarme ante una copa de cava artesano y escuchar las doctas explicaciones del maestro Josep, pedirle algunos consejos y rogarle me enseñe toda la artillería que almacena entre el taller y el sótano de su casa.


A muchos de nosotros nos ha conquistado o reconquistado el vinilo. La belleza de las portadas, la mágia de los surcos con sus humanas imperfecciones y otros aficionados, sin duda una minoría, nos hemos rendido ante el poder de los reels to reels. Es harto dificil expresar con palabras lo que sucede en nuestros cerebros cuando comienzan a girar las bobinas y un sonido tan profundo y sincero, tan fiel a la realidad, brota como una fuente cristalina de nuestras cajas. El universo de los reels es pura fantasía, es magía verdadera, es la máxima expresión de lo que puede ofrecer el sonido analógico y, si se me permite la herejía, sin los defectos, tan humanos, como decíamos antes, del vinilo, elevando la reproducción de los álbumes elegidos a un nivel de perfección casi celestial.






© G. Cañellas