Sonus Faber Olympica Nova I

Sonus Faber Olympica Nova I
Marca: Sonus Faber
Modelo: Olympica Nova I

La Olympica Nova I podría parecer una actualización de la Olympica que salió al mercado hace ya más de seis años. Pero, después de la audición de la misma, descartamos completamente el concepto restyling y nos quedamos con un nuevo desarrollo que, como veremos, hace subir al producto, al menos, un importante escalón. No voy a esconder que, para mi, la archiconocida Minima Vintage es una referencia conceptual de difícil superación. Y, sin que la Olympica Nova la pretenda sustituir, sí que parece que beba de las mismas fuentes en lo que a búsqueda de sonido se refiere. Y eso, de entrada, ya es algo muy positivo. Recuerdo que, en Audio Sant Cugat, solían tener una pareja que, a menudo, empleaba como punto de referencia cuando iba a hacer audiciones de otras marcas allí. Y, muy difícilmente, encontré altavoces que pudieran restituir voces humanas con la verosimilitud y elegancia que lo hacían las pequeñas Minima. Pues bien, las Olympica Nova I han heredado esa excelencia a la vez que suman nuevas cualidades que las convierten en un producto muy interesante. Pero, vayamos por partes. De entrada, hay que decir que, antes de que empiecen a funcionar, estas Sonus Faber ya destacan por su refinado acabado y presencia. Sus formas curvas las hacen parecer más pequeñas de lo que son en realidad. Como las anteriores Olympica, son asimétricas, con un puerto bass réflex trasero elegantemente camuflado (que llaman Stealth Ultraflex) y orientado ligeramente hacia un lado. Jugando con esa característica, debería ser fácil ubicarlas en cualquier sala incluso muy cerca de la pared trasera. A destacar también, como viene siendo norma de la casa, el diseño, robustez y calidad de los dobles bornes de conexión.


Detalle del altavoz

Imbatibles en voces, cuerdas y vientos


Para hacer este banco de pruebas, vamos a disfrutarlas asociadas a un Musical Fidelity M6si y un reproductor de cd M6CD de la misma marca británica. Como hemos anticipado, la voz de Norah Jones se presenta próxima, natural, con un toque aterciopelado y libre de sibilancias. Está adelantada pero manteniendo una distancia que superaría las normas Covid19. Es decir, en su punto justo. El resto de instrumentos se posicionan perfectísimamente en la ubicación que les corresponde construyendo una buena imagen, aunque quizá el disco “Come Away with Me” está excesivamente procesado y puede acabar resultando demasiado aséptico y transparente. Pero vamos con otro clásico, “Hope” de Hugh Masekela. Ahora la escena es mucho más natural, tenemos una muy buena sensación de profundidad. La precisión tímbrica se mantiene intacta e increíblemente real. No deja de sorprender que el Musical Fidelity M6si, que por precio estaría muy por debajo de las Sonus, sea capaz de llevar a las cajas a este extremo de perfección. Lo cual también dice mucho a favor de éstas, ya que se manifiestan fáciles de mover (87 dB) y agradecidas con casi cualquier electrónica. Ahora bien, en la pista 5 “Lady”, las percusiones graves pueden quedar algo cortas de pegada (que no de extensión) en salas medias o grandes (como es el caso de esta audición). Entiendo que para eso, la marca ofrece varias opciones en cajas de suelo. Cambiando de registro, en “Mediterranean Sundance”, el diálogo entre Al Di Meola y Paco de Lucía avanza rápido y preciso, ofreciendo un realismo acústico muy difícil de superar. Me quedo con las ganas de escuchar la versión en vinilo. Pero, verdaderamente, las Sonus Faber Olympica Nova parecen casi imbatibles en voces, cuerdas y vientos.


Altavoz con pie incluido

En conclusión, podemos decir que la marca italiana pretendía crear un nuevo objeto de deseo y lo ha conseguido. Han superado la versión anterior en precisión tímbrica y, sobretodo, en capacidad de generar escena tridimensional. Ahora son unos altavoces más redondos y completos en cuanto a prestaciones. Pero, económicamente, no es un producto asequible ya que el conjunto de monitores y pies (muy recomendados) supera los 6.000 euros. Y, dentro de ese nivel, existen rivales muy capaces. Aunque tampoco creo que eso deba preocupar a los futuros propietarios de estas cajas, porque las Sonus Faber Olympica Nova I tienen un glamour, una personalidad y un fuerte atractivo que les permitirán disfrutar de ellas incluso cuando están apagadas.


Las Grabaciones


Puede Interesarte...