No Surrender
Josep Busquets

Josep Busquets
Gold Note DS-10

Gold Note DS-10 y la mosca


Hoy en día, pueden llegarte a tus manos dos tipos de aparatos que no son fáciles de analizar de forma rápida, los giradiscos y los servidores musicales o similares. Los giradiscos porque necesitan de una fuerte inversión de tiempo para ajustar todos los parámetros del mismo para poder realizar, en condiciones óptimas, una correcta valoración del mismo. Y los sistemas digitales ya no se quedan rezagados en este aspecto por que cada día, la complejidad de los mismos hace necesario tener muchas cosas en cuenta antes de poder iniciar de forma objetiva (esta es la voluntad) la mejor valoración posible del mismo, sea un DAC, un Streamer, un amplificador de auriculares o un previo de línea digital. Y si se junta todo en un solo aparato, como es este el caso, el tiempo empleado en pruebas se dispara. Malo para los escritores pero bueno para los futuros dueños del mismo, una vez se hayan familiarizado con él. Que dicho sea de paso, tiene una curva de aprendizaje necesaria.


La distribución de Gold Note en España la gestiona AT Consumer (https://www.atconsumer.es/), bien conocida por todos los aficionados desde hace años.


Primeros momentos


El DS-10 es elegante en su presentación en negro, que es la que analizo hoy. Su frontal está formado por una pantalla de dimensiones considerables teniendo en cuenta el tamaño del Streamer DAC y una palanca-botón (knob) multifunción. Gira como un potenciómetro, se mueve hacía los cuatro puntos cardinales y se puede pulsar. Con esta combinación puedes gestionar todas las funciones del aparato. Y la entrada de jack 6,3 mm para auriculares.


En cuanto a conectividad puedes caer en el error de pensar que tiene de todo al ver su muy surtido arsenal de conexiones pero con una gran salvedad a tener en cuenta. Aunque puede funcionar como un previo de línea hay que tener en cuenta que es un previo sólo digital, ya que no dispone de ninguna entrada analógica.



Gold Note DS-10

Mando a distancia, cable eléctrico y RJ-45


El fabricante incluye un mando a distancia con pilas, una antena wifi, cable RJ-45 de alta calidad para conectar con el router, cable de conexión eléctrica y un manual de funcionamiento. Sin duda alguna, este último es el componente de menor calidad de todos. Y lo siento por los establecimientos que vendan este magnífico aparato, ya lo digo ahora. Pero el mundo digital aún asusta a mucha gente y unas correctas explicaciones hacen la vida más llevadera y sencilla. Tampoco hace falta ser una crack de la informática para ir avanzando y entendiendo como funciona pero la primera impresión impone respeto. A la conectividad mencionada anteriormente, hay que sumar el BlueTooth v. 5.0.


Como más de uno ya estará intuyendo en estos momentos, no estamos hablando de un componente más de un equipo sino que puede convertirse en el corazón de un sistema digital, siendo el nexo de unión necesario entre un NAS, un reproductor de CD’s, un servicio de música a la carta como Spotify, Dezer, Tidal, etc. Conectarse via Bluetooh con la tablet o el móvil y transferir música o gestionar el Streamer DAC a través de la APP mConnectControl. Toda la música digital puede ser gestionada por este All-in-One.



Amplificador de auriculares

Tan punto conecté el DS-10 a la corriente, tenía claro que quería utilizarlo con esta función de entrada. Al ser un componente nuevo, experimenté una vez más esa sensación tan conocida por mí de vivir la evolución del sonido desde sus primeros instantes de vida hasta la consagración del mismo. Sinceramente, no sirve de nada pero te ayuda a centrarte en los detalles del sonido y escuchar como van modificándose al cabo de muchas horas de funcionamiento. No es necesario recordar esto a los aficionados experimentados pero si a los noveles. El famoso rodaje existe y es real. En este caso, no fue hasta pasadas más de 48 horas de conexión a la red y 20 horas de funcionamiento donde tuve claro que habíamos entrado en zona de trabajo.



Gold Note DS-10

Rodaje necesario del Streamer DAC para el posterior análisis


Puedo llevar mis AKG K-701 durante horas seguidas en mi jornada laboral, por lo tanto casi no soy ni consciente de su presencia. Forman parte de mí. Me olvido de ellos de forma constante. Pues bien, en este contexto estaba trabajando escuchando la obra de Max Richter Recomposed Vivaldi Four Seasons. En el track 16 Shadows 3 se oye el volar de una mosca en el inicio del tema. Me confundió y la creí real. He escuchado este disco docenas de veces y nunca había tenido esa sensación. Buscaba una mosca en mi despacho con la vista. ¿Existe mayor elogio a la naturalidad del sonido que haber engañado al oído? Miles de veces hemos escuchado a una mosca volar a nuestro alrededor, miles. Y quizás solo unas pocas docenas hemos escuchado a una orquesta en directo. Solo por este motivo quedé tan impactado. Evidentemente, volví a repetir la experiencia poniendo toda la atención en ello, siendo el resultado igual. Ya podíamos ir al equipo grande.


Máxima exigencia para el Gold Note DS-10


Dispongo de un PC dedicado al audio que hace las funciones de servidor musical y que tiene instalado la última versión del archiconocido Daphile, para mí el mejor servidor musical que uno puede instalarse en un pc dedicado, ya que su minimalismo hace que no necesite ni de pantalla, teclado, ratón, sistema gráfico, etc. Todo el potencial dedicado a la música. Conecté ambos aparatos a través del USB-B del DS-10 y empezamos con la fiesta.



Gold Note DS-10

Gold Note DS-10 en base de desacoplo


Con la anécdota anterior, la de la mosca, dejé bien claro que el caballo de batalla de este DAC es la naturalidad. El hiperrealismo del sonido si se me permite. Bienaventurados aquellos que dispongan de grabaciones de calidad en su colección particular por que para ellos será el Nirvana. Bienaventurados también aquellos que todas sus grabaciones sean de baja calidad por que el Nirvana pensaran tener. Y mal, muy mal para quienes dispongan de colección mixta por que se darán cuenta al momento de cual es cual. Utilizando el símil futbolístico, Messi y Cristiano Ronaldo hacen malos al resto de buenos jugadores.


La combinación de Gold Note DS-10 + Bow Technologies Wazoo XL + RadioTehnika Giant FS-100N (1) piden a gritos de lo más selecto de mi colección de óperas, música de cámara, voces y sensibilidad. Posiblemente este haya sido el momento más analógico de los que he vivido sin ninguna válvula ni giradiscos de por medio. El “vinilo” sonó pero sin las imperfecciones del sonido que lleva casi siempre consigo y las exigencias del mismo.


En este punto quisiera hacer una advertencia sobre lo que podríamos definir como “oídos viciados al sonido digital” y que podrían experimentar un cierto rechazo hacía este aparato. Quién este acostumbrado a la escucha digital podrá notar una cierta diferencia de entrada con el sonido al cual está acostumbrado. No es broma cuando digo que el sonido es analógico. Posiblemente dentro de un tiempo, hacer este aviso no tendrá sentido pero ahora creo correcto hacerlo. La evolución del sonido digital en los próximos años nos llevará donde ya está el DS-10.



Gold Note DS-10

Vista posterior del Streamer DAC



La música nos dice siempre la verdad

American Skin (41 Shots). Bruce Springsteen “ha entrado” tantas veces en mi casa que nos podríamos tutear, aunque solo haya sido a través de sus grabaciones. Unos breves compases y salta la alarma. En anteriores pruebas aleatorias previas a las definitivas había escuchado ese tema mejor. Caos en la mente ¿qué pasa? Repaso todo con atención y todo parece correcto pero… algo falla. Voy repasando mentalmente todo. Metodología, temperatura, humedad ambiente, posición de reproducción del Streamer DAC y era eso. El previo de mi Bow Technologies no casa bien con entradas poco potentes de señal y al estar utilizando la posición de previo de línea en el DAC la caída de calidad del sonido se podía llegar a notar. Cambio a posición de DAC, es decir salida fija, y tenemos todo el potencial del mismo expresado en este emocionante track del Boss. Hago mención a este hecho para animar a todo el mundo para que investigue hasta llegar al fondo o al máximo de las posibilidades de su sistema. Al máximo y punto. No conformarse con menos nunca.


Cello Concerto In B Menor Opus 104 B 91 – Adagio de Dvorák. Jacqueline Du Pré me mata con esta interpretación. La sensibilidad con el tacto de las cuerdas y el arco son difícilmente superables a mi modo de entender el arte. Y la grabación del mismo (Teldec 1971) te hacen vivir en una parte curiosa del escenario. La calidad superlativa del DS-10 permite notar la posición de los micros y el nivel de cercanía a los instrumentos. En un momento dado, una tos inoportuna te deja claro que el público no queda detrás de ti ni en tu zona sino detrás de la orquesta provocando una pequeña confusión mental-espacial. Solo lo resalto como ejemplo del nivel de detalle proporcionado.



Gold Note DS-10

mConnectControl gestionando mi biblioteca personal accediendo al servidor de ficheros Daphile


Conclusiones finales


Si nos olvidamos definitivamente del manual de instrucciones que ha provocado, por ejemplo, que no haya manejado la ecualización que se puede aplicar al sonido en tiempo real dejándolo todo el tiempo en posición plana (por defecto). Y habiendo consumido más tiempo del necesario en su correcta puesta a punto por la curva del aprendizaje excesiva del aparato… Estamos hablando de uno de los mejores aparatos que se pueden comprar hoy en día a un precio elevado pero asumible para muchas economías (PVP: 2.990 €). Tanto por la parte de amplificador de auriculares como DAC su comportamiento no puede definirse de otra manera que Producto Top. La función de previo de línea no la he podido valorar correctamente por la incompatibilidad con mi amplificador y para ser utilizado como Streamer hace falta un manual que detalle cómo hacerlo de forma correcta. Aunque he utilizado alguna de sus funciones con la APP hace falta un esfuerzo extra en este campo. Pero cuando funciona te olvidas de todo y solo vives música, con naturalidad, sin brillos injustificados en las partes altas para añadir espectáculo en merma de la verdad. No crea nada, reproduce y esto, amigos míos, sí que es maravilloso.


En mi archivo de recuerdos sonoros, este mes de julio pandémico he sumado la magia del Gold Note DS-10 y su mano de hierro con la realidad y la potencia. Y alegría de vivir un directo con Audia Flight FL Three S. No puedo quejarme, para nada. Bueno sí, una, que ya no están y han vuelto a sus respectivos distribuidores para que ustedes puedan revivir las mismas sensaciones que yo, disfrutándolos en sus respectivas tiendas abiertas al público.



Las Grabaciones




Puede Interesarte...