No Surrender
Josep Busquets

Josep Busquets
Bowers & Wilkins 705 S3

Ser capaz de crear un ícono reconocible por todo el mundo sin ningún tipo de duda es un sueño que todos persiguen y muy pocos consiguen. La manzana de Apple, el logo de Nike, la estrella de los Mercedes Benz y... el tweeter de Bowers & Wilkins. Desde su lanzamiento en la mítica Nautilus, este elemento se ha vuelto lo más identificativo de la firma inglesa. Su estilo, belleza y personalidad, da cuerpo a cualquier tipo de altavoz que disponga de dicho elemento.


Para alegría de los aficionados, no es necesario adquirir la serie 800 para disponer de tal codiciado elemento, ya que la 700, con un precio más comedido y accesible a muchas más economías lo hace posible. Sí, la belleza de un componente musical es tan importante como su desempeño posterior. En este sector, a veces, aficionados desprecian este aspecto sin motivo alguno. Relojes, joyas, coches..., tienen como función principal superar en mucho su cometido principal: saber la hora, nada o desplazarse.


Vaya por delante, que aunque dispongo de unos pies para monitores de excelente resultado sonoro, no son para nada atractivos. Lo siento. Las fotografías pierden fuerza, aunque el sonido queda perfecto y expresa al máximo su capacidad de creación de escenarios que te hacen soñar con los ojos cerrados.



Bowers & Wilkins 705 S3

Evolución Personal



Hace años tuve durante bastante tiempo unos B&W CDM 7SE . Los vendí con pena porque me encantaban, pero necesitaba financiación para probar otras cosas. Es por este motivo que ya digo que el sonido de Bowers me gusta. Su huella acústica en el sonido es clara y diáfana. Se puede distinguir de forma rápida en sus productos estrella y con un grado de dificultad más elevado, aunque apreciable, en otras gamas inferiores.


Pequeñas carencias que se podían notar en versiones más antiguas, como la que yo era propietario, han sido perfeccionadas y matizadas en la gama actual de productos. Evolucionar es esto, así de simple.


De las cosas más sorprendentes entre los modelos con años encima y los actuales, esta que gracias a la utilización de nuevos materiales para la fabricación de los transductores y ajustes menores pero significativos en la física de las estructuras de los altavoces, ha dado como resultado final una cierta miniaturización de los tamaños de los mismos. Mis treinta años en el sector hace que me duelan los huesos por la mañana, pero que tenga un bagaje para valorar, en su justa medida, las mejoras producidas en muchos componentes, más allá de la idealización donde muchos aficionados viven.



Bowers & Wilkins 705 S3
La estructura del tweeter es marca de la casa.

Bowers & Wilkins 705 S3



Dentro de la serie 700 tenemos a 4 altavoces, desde 702 hasta 705 con el típico tweeter Nautilus Style; en el modelo 706 este ya no es visible. Decir que existe una serie hermana a esta, la Signature , aunque no con tantos elementos, ya que solo dispone de los altavoces 702 y 705. No los he podido probar y por lo tanto, estoy fabulando y no hablo sobre certezas, pero si vuestra economía lo permite, no dudéis en adquirir esta versión Signature. Y lo digo con esta soltura por otros modelos que sí que he tenido la suerte de poder escuchar las dos versiones.


Hace poco os hablaba de los nuevos materiales para conseguir un milagro para mí. La cantidad de energía que son capaces de emitir hoy en día muchos altavoces con medidas muy contenidas era inconcebible hace no tantos años. Tanta energía que no son capaces de controlarla adecuadamente y aquí mueren muchas realizaciones. Controlar la cantidad que puedes dar es la vida. Y si alguien quiere más extensión de graves, necesita adquirir otro modelo superior de la misma gama.



Bowers & Wilkins 705
El panel de conexiones es idéntico en toda la gama y superiores.


roon-free

Equipo utilizado en las pruebas

» Cambridge Audio MXN10 (servidor de streaming) Próximamente su análisis
» Roon Labs en PC dedicado.
»Bow Technologies WAZOO XL.
»Bowers & Wilkins 705 S3.
» Wires4Music en cableado:
    » Horus Hybrid interconexión RCA
    »Evolution en altavoces y red eléctrica
» Rack personalizado


Otro de los argumentos que muchas veces he escuchado a lo largo de mi vida es oír como aficionados ridiculizan las novedades que las empresas presentan modelo tras modelo. Dicen, "cada vez sacan la mejor versión de lo que sea, y siempre dicen lo mismo". Reflexionemos un poco por el motivo que empresas como Bowers & Wilkins se ven forzadas a modificar hasta el infinito sus realizaciones. Somos, en gran parte, las influencias y vivencias que recibimos. Nuestros referentes y nuestro "entorno sonoro" es distinto. Los músicos utilizan otros bancos de sonidos, las voces son alteradas de forma digital, los videojuegos y las películas de acción han creado un ideal de "sonido" que nada tiene que ver con la realidad de mover una caja, cerrar una puerta o un simple disparo. Este sonido "actual" tiene que incorporarse a las realizaciones para poder seguir compitiendo en un mercado tan exigente como es el del ocio. No crean tendencia en la mayoría de los casos, sino que la siguen mirando de ajustarse al máximo a sus compromisos fundacionales y no perder esencia por el camino.


Cuantas audiciones he vivido en mi vida, donde lo que más suena es la sala y menos los altavoces, forzados hasta el límite, y estos, en vez de cortar y no seguir, intentan dar lo que no tienen. Creo que todos habéis tenido esta sensación alguna (o varias) veces y sabéis de qué hablo. Os lo sigo explicando con música.



Nils Lofgren

You de Nils Lofgren en su trabajo Acoustic Live sirve como compendio sencillo para experimentar el sonido de los medios y agudos de estos altavoces; su transición, de los medios más bajos hasta los agudos más altos, con los roces de guitarra se transmiten en toda su naturalidad. Su voz delgada, fina como el filo de un cuchillo, te hace disfrutar todo el rato de unas frecuencias que acarician tus oídos, se acomodan en la parte interior de la cabeza y te sientes de forma inmediata, feliz. Los breves punteos de la púa con el metal tensado de la cuerda te hacen poner los pelos como escarpias de emoción. El raspado rápido de la púa es dinámico y con facilidad es transmitido por los altavoces. Hacen que puedas vivir el momento capturado por el micro.



Allan Taylor

Allan Taylor y su Beat Hotel inciden en tu estómago. Su voz, profunda como un pozo, remarcando cada estrofa, presiona a la parte más baja de tu cuerpo. Quien conozca este tema sabrá que es muy fácil hacer fracasar sistemas musicales con él. Lo más probable es generar una bola de graves en la sala que lo emborronen todo y la música se convierta en una vibración parecida al motor de un camión dentro de una calle estrecha, saturándolo todo por completo y poniendo en riesgo una audición placentera. Pues es precisamente en este punto donde B&W 705 S3 corta el exceso, presentando el grave, pero sin sobrerepresentarlo, ni exagerándolo, ni inventándoselo. La voz se mantiene estable incluso en momentos donde las frecuencias bajan al subsuelo, sin perder detalle de calidad y sonido, manteniéndose, ajena al resto de instrumentalización. El grave lo escuchas, existe, aunque si quieres más cuerpo sonoro (y tu sala lo permite) opta por alguna de las otras versiones con más extensión y presencia como la 704 o 703. Y si puedes (y tu sala lo permite, repito) siempre la 702.


Esta capacidad de "marcar los golpes" sin darlos para no tener que "inventar" el sonido es ... simplemente genial.



Bowers Wilkins
Abbey Road Studios es la gran carta de presentación de la marca britanica.


Conclusiones



La fórmula de éxito en el mundo del sonido es ser predecible en el resultado y no fallar nunca. Estos monitores crean una escena sonora magnífica, llenando todo el espacio de la sala con música. Al ser unos monitores, son capaces de cortar en el punto exacto de graves para notar su presencia sonora, pero no física, consiguiendo así, no forzar el recinto y que este no transmita resonancias no deseadas al resultado final. En ningún momento tienes la sensación de graves hinchados o bolas de sonido.


La transición entre medios y agudos es casi inexistente, dándote una sensación de continuidad en la línea imaginaria del sonido que no te distrae para nada del placer de seguir tu lista de éxitos preferida. La combinación de ambos y sus características intrínsecas te ofrecen un resultado muy satisfactorio en cualquier tipo de música, no tratándose de unos altavoces muy especializados o pensados para determinadas composiciones artísticas.


Volveré a Bowers & Wilkins en un futuro. Ya está decidido.

Bowers & Wilkins 705 S3

Discografía recomendada
Logo Amazon Logo Tidal Logo Deezer
Discografía Amigos HiFi Play Play Play
Discografía Amigos HiFi Play Play Play
 
 
 

Datos Básicos (España)
Web Fabricante Bowers & Wilkins
Web Distribuidor Massimo Consumer
Precio 3000 € / pareja
Hoja Técnica Ver
Manual de usuario Ver