No Surrender
Josep Busquets

Josep Busquets
Luxman L-507Z

En cuantas ocasiones no he leído anuncios de particulares que venden productos de alta fidelidad a un precio interesante, o no; y que en el cuerpo del anuncio escriben algo parecido a: «con solo 30/40 horas de uso. Producto nuevo.». Ni una, ni dos, ni tres veces, sino muchas más lo he visto. Pues bien, os comento una cosa, en DAC’s, si la salida no es valvular, con solo poco más de una hora ya sabes como suena de verdad. Ahora con amplificadores, etapas de potencia o las múltiples variaciones que existen hoy en día de esto, si no los tienen funcionando un tiempo largo, que puede variar de 25 a 50 horas de trabajo real, ni te acercas a las posibilidades del dispositivo. Si hablamos de altavoces de gama alta, con transductores de medidas importantes, súmale muchas horas más.


En este punto, me paro otro momento por la importancia del mismo. En la alta fidelidad de consumo, obtener una satisfacción inmediata de la inversión realizada en el sistema es casi necesidad. Y los fabricantes lo saben, por este motivo nunca mencionan tiempo de rodaje del aparato o componente. En la Alta Fidelidad de primera categoría, el conocimiento es virtud y por eso, los tiempos de preparación del sistema son vitales, necesarios y no obviables. Y los fabricantes lo saben, aunque no todos los aficionados. Alguien puede quejarse de eso y decir que tendrían que explicarlo de forma clara, pero sabéis qué pasa, nunca han vendido un Ferrari con un manual de conducción (manejar, para mis amigos latinos), ¿me entendéis la idea?



Luxman L-507Z

Luxman L-507Z


Este amplificador integrado clásico hasta la médula, podría mezclarse dentro de una tienda vintage, donde solo se pudieran ver los frontales de los aparatos y pasar desapercibido. El respeto por las líneas intemporales es tan grande que uno no ve diferencias significativas sobre otros modelos con muchos años en la espalda hasta... que lo toca con las manos. El selector de fuentes, el volumen, los ajustes de tono, etc. Todo tiene un tacto delicado aunque no frágil. En más de una ocasión he tenido que ser delicado para no romper, este no es el caso. La solidez de la carcasa y todo en conjunto es casi militar. El deslizamiento de los dedos y el metal que te acaricia a los mismos mientras modificas el volumen de la sala te llena. Casi tanto como la música.


Darle al botón de encendido e ir escuchando como se van activando internamente los distintos componentes, oyendo un pequeño chasquido en cada fase del mismo. Poner en marcha la música e ir subiendo paulatinamente el volumen hasta el nivel adecuado al momento y estilo musical escogido. Sentarte y ver los vúmetros moverse al ritmo de tu selección personal es algo que me devuelve a mis largas horas viendo el fuego consumir la leña, en el hogar, de mi casa de campo.


Luxman L-507Z

Solamente en el momento que miras al Luxman L-507Z por detrás, te das cuenta de que es un producto de nuestros días, con todas las conexiones modernas actuales, con todo el conocimiento y saber hacer de ahora. De una belleza y detalle que antaño no cuidaban. El vintage real tiene severos problemas de conectividad, y se pierde toda la poesía y maestría, con unas conexiones bastante pésimas en su conjunto. En este otro punto, no hace falta ni decirlo, L-507Z gana de goleada a cualquier amplificador de los años 70, cualquiera. Aficionados acérrimos de lo vintage, tomen turno para sacudirme, a pesar de todo, seguiré defendiendo mi postura.




El Luxman L-507Z es el primer modelo de la serie Z. Sintiéndolo mucho, no puedo hacer comparaciones con los modelos anteriores, ya que ninguno de ellos había visitado mi sala, y por ello, me abstengo a dar opinión sobre ellos. Aun así, quiero destacar lo que la propia marca destaca, para que tengáis conocimiento de alguna de las novedades presentadas en esta serie Z.


Luxman L-507Z

El control de Graves (Bass) y Agudos (Treble) que puedes manejar desde el frontal te dan una posibilidad de ajuste en +/- 8 dB en los 100 Hz y 10Khz respectivamente.



Módulos LIFES


Luxman L-507Z

El sucesor de nuestro circuito de retroalimentación ODNF*, que ha contribuido a la calidad de audio de nuestros productos amplificadores desde 1999. Hemos desarrollado un nuevo circuito de retroalimentación del amplificador, LIFES*, que ha adquirido una musicalidad realista, fresca y rica y un rendimiento de audio abrumador. LIFES se basa en el concepto técnico de nuestro circuito ODNF que hace época y presenta excelentes características dinámicas sin retroalimentar ninguna de las señales de entrada de audio originales al amplificador principal, logrando una calidad de sonido notablemente natural, casi como si no hubiera retroalimentación.  El diseño ha sido concebido y ampliado desde los primeros principios utilizando tecnología de simulación e investigación minuciosa. Examinando rigurosamente y combinando componentes especialmente seleccionados, hemos logrado características de rendimiento supremas y un nivel de calidad adecuado para su uso en los productos de próxima generación de Luxman. Al producir la versión 1.0 de LIFES, al reinventar cuidadosamente todo el circuito, logramos reducir la cantidad de elementos en paralelo y mejorar el rendimiento. La distorsión en la etapa de amplificación se ha reducido a menos de la mitad de nuestro sistema anterior. La etapa de salida cuenta con una configuración push-pull de triple paralelo Darlington de 3 etapas y logra una potencia de salida de clase AB de 110W+110W (8Ω) y 210W+210W (4Ω). La alta potencia de salida, comparable a la de un amplificador de potencia independiente, crea sin esfuerzo un escenario sonoro natural, lleno de energía, para impulsar con confianza cualquier sistema de altavoces compatible.

*ODNF significa «Solo retroalimentación negativa de distorsión».
*LIFES significa «Sistema de motor de retroalimentación integrado de Luxman».

(Párrafo íntegro de la Nota de Prensa)


Otra novedad para mí ha sido la salida de auriculares frontal, aparte de la estándar 6,3 mm (PHONES-2) existe una balanceada de 4 mm (PHONES-1) para conseguir una mayor separación entre canales. A simple vista, creía que era una 3,5 mm. Siempre es importante leer el manual de instrucciones, amigos míos.


Luxman L-507Z
Entre el amplificador integrado Luxman L-507Z y los dos Mitsubishi de la parte inferior, hay una diferencia de 40 años. Al mismo tiempo, se integran perfectamente en el rack musical.


Equipo utilizado en las pruebas

»Fuente de sonido:
» Roon Labs en PC dedicado
»NuPrime DAC 9X
»Amplificación de potencia:
»Luxman L 507Z
»Altavoces:
»Legacy Audio Focus SE
»Cables:
» Wires4Music en cableado:
    » Horus Hybrid interconexión RCA
    »Evolution en altavoces y red eléctrica
» Rack personalizado




El Mesías



Tomando como base de trabajo el formato digital, tanto en local como en remoto, uno se da cuenta de que el trato a la zona media del espectro sonoro es, simplemente, de escándalo. Por lo tanto, vamos a disfrutar al máximo de esta zona, donde el Luxman domina de forma implacable e impecable. Y como pequeño homenaje a nuestro invitado, la pieza escogida ha sido la dirigida por Masaaki Suzuki , como director; Yoshikazu Mera, como contratenor y el Bach Collegium Japan, que se ha convertido, quizás, en el mejor conjunto japonés de instrumentos de época. Formado por una orquesta de cámara de unos 20 miembros y un coro de unos 25, el conjunto se ha dedicado principalmente a las cantatas y otras obras corales de J.S. Bach.


Luxman L-507Z
El mando a distancia es exactamente tal cual te lo esperas de un producto de este nivel. No defrauda.

Grabación en 16 bits, formato CD, estéreo, en Qobuz . A los conocedores de la obra, supongo que todo mundo, sabrá que el uso de voces e instrumentos barrocos, da como resultado un sonido medio, medio-alto en líneas generales, con excursiones eventuales al máximo de los tweeters. En estas condiciones de escucha, la fatiga auditiva sería casi inevitable, pero esta no aparece. Este punto es vital y decisorio a la hora de comprar un amplificador, ya que de poco sirve para los amantes de la música clásica o de cámara, principalmente, si provoca fatiga auditiva con relativa facilidad, obligando a escuchas más breves, que pueden ser habituales a los seguidores de otros estilos musicales, aunque poco frecuentes en los anteriormente mencionados. Evidentemente, no todo tiene que ver con el amplificador integrado, y el DAC NuPrime DAC-9X tiene mucho que decir; ya lo trataremos en otra revisión.


Luxman L-507Z

Además, tal como lo había intuido en audiciones en establecimientos, y comprobado al 100 x 100 en mi sala, la claridad de los instrumentos y su ubicación espacial es tan clara y cristalina que puede, incluso, sorprender a algún amante del sonido más "mezclado" o "solapado". Esta transparencia mítica de la marca puede sorprender, al principio, descubrir cosas nuevas en una segunda fase, y volverse necesaria para muchos en la parte más elaborada y curtida de los buenos aficionados.


Como versión contraria a la anterior, el soft rock, con bajos profundos y de muy pocos Herzios, consigue remover los cimientos de la sala sin subir casi el volumen. Es tan grande la entrega de intensidad a los Focus SE, que en algunos cortes aleatorios de temas archiconocidos por todos, léase: Mad World, Hotel California, etc., pasas de notar toda la música en tu cuerpo... y sala, a cortarse de golpe, sin reverberación alguna latente, audible. Esta es la mano militar que controla las Legacy Audio Focus SE, altavoces enormes.





Conclusiones



Si la frase hecha dice la verdad, que "en los medios vive la música", la música vive aquí. El trato exquisito en esta gama de frecuencias es tan alto, que puede incluso sorprender. No es un sonido para todo el mundo, aunque es imposible estar impasible ante él. Su nivel de distorsión es tan bajo, que no produce cansancio alguna, sea la obra escogida para la escucha que sea. Tanto da si son solo unas pocas canciones o bien, las composiciones completas de Wagner. No existe la tan temida fatiga auditiva, y que es tan difícil de detectar en una simple audición en un establecimiento.


Sus otros elementos intangibles, como la sensación que este aparato tiene que durar toda la vida. Es robusto en todos sus parámetros y su facilidad de uso y manejo, lo hacen un compañero fiel en la sala musical.


El único pequeño problema que tuve yo, pero que es fácilmente solucionable para el futuro propietario de este amplificador integrado, es la conexión con los altavoces, ya que utiliza una espada y no es fácil hacerlo funcionar con una banana de conexión. Solo eso. Esa es mi crítica negativa al Luxman, ¿increíble no?


Especificaciones

Potencia nominal
110W+110W(8Ω)
220W+220W(4Ω)

Distorsión armónica total
0,007% o menos (8Ω, 1kHz)
0,03% o menos (8Ω, 20Hz a 20kHz)

Relación señal/ruido (IHF-A) PHONO (MM):
91 dB o más

PHONO (MC):
75dB o más

LINE:
105dB o más

Ajuste de volumen
Nuevo LECUA1000

Circuito de realimentación de amplificación
LIFES 1.0

Consumo
350W
886 W (sin señal), 0,4 W (en espera)

Dimensiones exteriores
440(ancho) x 178(alto) x 454(fondo) mm

Peso neto
25,4kg (unidad principal)



@amigoshifi Luxman 507Z, NuPrime DAC 9X, Legacy Audio Focus SE, Roon Core #amigoshifi #legacyaudio #hifi #luxman ♬ sonido original - amigoshifi
Discografía recomendada
Logo Amazon Logo Amazon
Discografía Amigos HiFi Carrito Play
 
 

Datos Básicos (España)
Web Fabricante Luxman
Web Distribuidor Ultimate Audio Elite
Precio 9690 €
Hoja Técnica Pulsar aquí
Manual de usuario

Logo Telegram Canal Telegram o WhatsAppCanal WhatsApp. No te pierdas ninguna novedad de la revista. Únete a la comunidad de "Gramoleros"