Canto de sirenas
Jesús Encinar

Jesús Encinar
Seleccionar escucha

SELECCIONAR ESCUCHA

"La música es la manifestación cultural que hace que afloren
nuestras emociones de una manera más intensa"



Está claro que la música forma parte de nuestra vida, hemos decidido que forme parte imprescindible de nuestro día a día. Para muchos de nosotros será un remanso de paz al que nos retiramos para sanar y recuperarnos del día, para otros será una vía de escape, para otros una fuente que recarga la energía perdida; pero seguro que para todos es parte de nuestra fuerza para resurgir día a día cual Ave Fénix.


Qué nos lleva a elegir qué escuchamos cuando estamos delante de nuestra colección de música. Somos nosotros los que elegimos qué música escuchar o es la música la que nos dice "escúchame hoy que te hago falta y te voy a venir muy bien".


Pasaré a enumerar y desglosar algunas de las razones y situaciones que se me ocurren para elegir la música que escucharemos:



1)- Si tenemos una nueva adquisición musical.- Está claro que este criterio es el que manda por encima de todos. La novedad tomada como un trofeo de caza o como una nueva conquista amorosa.

2)- De cuánto tiempo disponemos para escuchar música y en qué condiciones.- Esta razón es la que más va a condicionar la elección. Un estudio realizado en la Universidad McGill de Montreal, comprobó que nuestras canciones favoritas activan zonas del placer en el cerebro, liberando neurotransmisores que nos hacen sentir muy bien, como la dopamina, serotonina y oxitocina. Y cuánto más nos guste la canción, más intenso será ese efecto. De hecho, se ha apreciado que cuando conocemos una canción, nuestro cerebro se anticipa algunos milisegundos a los puntos álgidos de la melodía, desencadenando ese cóctel de neurotransmisores que nos inunda. Es una especie de "nostalgia neuronal" que nos hace sentir bien, activando recuerdos positivos. Así que, si tenemos poco tiempo para escuchar música, es probable que no lo dudemos: elegiremos aquellas canciones conocidas que generan esa oleada de sensaciones agradables.

3)- Qué franja horaria del día dispongo para escuchar música y a qué volumen la voy a poder escuchar.- A medida que el día se va consumiendo escucharemos la música más baja porque el ruido ambiental irá decreciendo y nuestro "ruido musical" molestará más a los vecinos. Lo ideal y sueño perseguido por todo melómano/audiófilo es tener una sala dedicada y aislada para poder escuchar la música a cualquier franja horaria y a cualquier volumen. Qué no daría yo por poder escuchar los Nocturnos de Chopin a las 12 de la noche a un volumen real de piano de cola, o a AC/DC, a Steve Ray Vaughan, o a Dexter Gordon a todo lo que da el potenciómetro.

4)- Ese día que nos levantamos con una música metida en la cabeza, un soniquete que tarareamos constantemente y que no desaparecerá hasta que lleguemos a casa y lo reproduzcamos.

5)- Cuando programamos las escuchas (programación de la audición), como si de un concierto se tratara.- Qué disfrute más grande es preparar durante la semana ese programa a escuchar, buscar la obra, elegir la versión, el formato, la grabación. Y llega el día señalado y ahí estás tú delante de tu equipo con unas maravillosas horas por delante en la que todo desaparece. Sabes que vas a disfrutar antes incluso de disfrutarlo, placer por partida doble. ( La verdad es que aquella conversación telefónica con Busquets dio para mucho pues él tenía una programación de escucha esa tarde)

Yo por ejemplo, en Semana Santa siempre escucho entera la Pasión según San Mateo de Bach, lo he convertido en tradición.

6)- Cuando cambias algún componente del equipo y empiezas a escuchar todo de nuevo.- De repente quieres ver cómo suena esto y aquello, con ansia; se te agolpan los discos y los cortes, ni siquiera tienes la paciencia suficiente para acabar de escuchar un corte y ya estás poniendo el siguiente o el siguiente disco. Según estás escuchando te viene a la mente lo siguiente que vas a escuchar, ¿a ver cómo suena este? Esto suele durar la primera semana de convivencia con el nuevo componente, es la fiebre del audiófilo, producida al meter un nuevo componente en nuestro "sistema inmune".




7)- Escuchas o audiciones compartidas con más personas.- Qué discos llevo para escuchar y qué cortes voy a poner sabiendo que no voy a ser yo solo el que va a escucharlos. A veces, nos reunimos en casa tres amigos melómanos; cada uno trae sus discos y vamos poniendo, alternativamente cada uno, un corte del disco que queramos, guiándonos por la música que pone el anterior, bien para que haya una continuidad o uniformidad, o bien, para todo lo contrario. Y así pasamos la tarde, con un pincheo y vino, charlando sobre lo que oímos y lo que surja; conociendo músicas que no escuchamos porque no están dentro de nuestros gustos musicales pero abriendo la mente a otros mundos sonoros. Es muy curioso ver cómo a cada uno le hace disfrutar su música. En qué se basarán los gustos musicales, por qué nos gustan unas músicas y otras no. Tema este que daría para otro artículo y que no está de más pensarlo cada uno y sacar nuestras propias conclusiones. Es más, iría al origen, ¿por qué nos gusta la música? ¿Cuánto tiene que ver nuestro entorno familiar, nuestra educación, nuestro entorno social, nuestra determinación?

Un estudio llevado a cabo por el profesor Adrián North, de la Universidad Heriot-Watt de Edimburgo, sugiere que el género musical favorito de un individuo está estrechamente ligado a su personalidad. Primero existe el estado psíquico y cada uno busca la música que encaje con él. Parece que las personas nos definimos a partir de la música que nos gusta y personas que escuchan el mismo tipo de música, se parecen entre ellos. En el transcurso de tres años, el profesor North pidió a más de 36000 personas de más de 60 países, que se sometieran a una evaluación de gustos sobre una amplia gama de estilos musicales en orden de preferencia, y a su vez, ciertos aspectos de la personalidad se midieron mediante un cuestionario. El cruce de estos datos dieron unos resultados como tendencia media, que aunque no se cumplan siempre, nos vale como prueba estadística, (veamos pues, si el querido lector que encaje en un gusto musical preponderante, se identifica con esa personalidad), a saber:

ROCK / HEAVY METAL , personas creativas y sofisticadas. Pueden tener una autoestima ligeramente baja, introvertidas y aparentemente no muy trabajadoras. North señaló que el metal y la música clásica, atraen a personalidades similares pero de diferentes edades. Dato este muy curioso pues conozco a varios de clásica que empezaron/empezamos por el heavy metal/rock.

POP , personas extrovertidas, tienen una autoestima bastante alta, son educadas y activas pero no son demasiado creativas.

RAP , personas sociales, seguras de sí mismas, con autoestima elevada, locuacidad, energía, independientes y saben negociar su propio punto de vista. Parecen ser las que más tasa de consumo de alcohol y tabaco poseen.

CLÁSICA , personas introvertidas con autoestima, creativas, sofisticadas y a menudo con nivel cultural.

MÚSICA INDEPENDIENTE , personas con alta creatividad pero falta de concentración.

MÚSICA ELECTRÓNICA , por lo general, les gusta a todos los tipos de personalidad pero sólo cuando se trata de música de fondo. Los fans suelen ser tranquilos, bastante sociales, creativos y sus estado de ánimo es bastante estable y no cambian drásticamente.

ÓPERA , personas creativas, extrovertidas con autoestima alta y generalmente amables.

REGGAE , personas creativas, educadas y en general optimistas pero no les gusta mucho trabajar.

JAZZ, BLUES, SOUL , personas con su propia opinión y que piensan fuera de lo común. Sociales, activas, seguras de sí mismas y desenvueltas. La mayor cantidad de personas con coeficiente intelectual por encima de la media en el estudio, estaban interesadas en este estilo musical.

Seleccionar escucha


8)- Ese día que apenas nos apetece escuchar música o realmente no sabemos qué escuchar porque no nos apetece nada en concreto, ni autor, ni estilo, ni nada.

Permanecemos un buen rato mirando nuestra colección como queriendo descubrir algo oculto, alguna señal reveladora; vamos leyendo los títulos, los autores y de repente, zas; decidimos poner uno de esos discos olvidados, poco escuchados, como si fuera completamente nuevo para nosotros y a medida que lo vamos escuchando nos empieza a apetecer la escucha y lo que al principio era desidia se convierte después en placer.

9)- Cuando vamos a probar un equipo para comprar algún componente o vamos a alguna feria hifi o algunas jornadas audiófilas.- Llevamos una selección de temas que cuidadosamente hemos ido recopilando a lo largo de nuestros años de audiofilia. Son temas que hemos elegido por su capacidad para mostrarnos debilidades o virtudes de los distintos componentes. Temas que por otro lado, tenemos lo suficientemente escuchados para diferenciar cualquier matiz durante su reproducción.

Esta selección se va ampliando con el pasar de los años y va cambiando constantemente, teniendo todos los aficionados discos grabados para tal menester.

10)- Todo esto expuesto anteriormente cambia cuando viene alguien a casa y se interesa por el equipo de música, se digna a comentar algo o a preguntar algo técnico (porque en la mayoría de los casos nadie dice nada, como si fuera invisible o estuvieran acostumbrados a ver en cada salón algo similar) y pide si lo puede escuchar. Esa selección de escucha a la que yo llamo "La Selección" no es la que nos emociona, la que nos desarma, la que nos hace disfrutar cuando estamos en soledad con nuestra escucha musical activa, cuando dejamos que la música nos invada y el equipo hifi solo es el medio para que eso suceda. Esta "Selección" está hecha solo y exclusivamente para el lucimiento del equipo, para presumir, claro; para demostrar al profano en la materia lo que es capaz de hacer un buen sistema de reproducción musical y si tenemos suerte y la persona que escucha tiene sensibilidad, podemos hacerle vislumbrar lo que la música puede provocar y lo que nos puede hacer disfrutar.

Alguna vez he sido testigo de ver cómo se han emocionado escuchando, con el nudo en la garganta y que no son capaces de articular palabra. Les regalamos una experiencia inolvidable que nosotros tenemos a diario.

En definitiva, la elección vendrá dada por un cúmulo de circunstancias en su mayoría internas, propias de nuestra psique, estado de ánimo, necesidad, apoyo, refugio, salida, disfrute y que casi nunca controlamos ni dirigimos. Nuestra "visceralidad" cerebral toma la decisión por nosotros y sólo podemos mejorar el entorno y hacerlo propicio para llevarla a cabo.



NOTA DEL EDITOR
Adjunto copia del mensaje recibido para dar un contexto adecuado y facilitar la lectura.
Hola! Josep,
Te envío la última parte de la trilogía inesperada del proceso de escucha musical, surgida de la primera conversación telefónica que tuvimos. La trilogía quedaría compuesta por "Elegir versión", "La colección" y "Seleccionar escucha". Espero que guste y entretenga a los lectores, ya me contarás el feedback.



1 - Elegir versión
2 - La Colección
3 - Seleccionar escucha


PlayList de los artículos de Jesús Encinar


Logo Telegram Canal Telegram o WhatsAppCanal WhatsApp. No te pierdas ninguna novedad de la revista. Únete a la comunidad de "Gramoleros"